Pensión alimenticia

"Con Misabogados.com, consigue un abogado para solucionar tu pensión alimenticia"

Existen 2 tipos:

  • Pensión provisional: la fija de manera inmediata el Juez, en lo que se lleva a cabo el juicio de pensión alimenticia.
  • Pensión definitiva: la fija una resolución judicial, sin embargo puede ser modificada por el Juez por diversas circunstancias.

El acreedor alimentario, que pueden ser:

  • Hijos menores de edad o mayores de edad cuando sigan estudiando, debiendo acreditar que estudian el grado de escolaridad que le corresponde conforme a su edad.
  • Cónyuge o concubino.
  • Ascendientes en línea recta, es decir, los padres o abuelos.
  • Hermanos o parientes colaterales dentro del cuarto grado, es decir, tíos y primos.
  • El tutor.
  • Ministerio Público en representación del acreedor alimentario.

Bajo el principio de reciprocidad, el cual es: “quienes están obligados a dar alimentos, en un futuro pueden pedirlos”, quienes puedes pedir una pensión alimenticia son:

  • Hijos: Cuando las condiciones económicas de sus progenitores no les permiten tener una vida digna. El monto de la pensión se distribuirá entre los hijos de manera proporcional acorde a sus ingresos reales.
  • Cónyuge o concubino: Aunque la ley lo trata como pensión alimentaria, la Suprema Corte señala que es una pensión compensatoria al momento de darse el divorcio o separación, ya que uno de los cónyuges tiene una situación de desventaja económica, que le impide tener los medios suficientes para cubrir sus necesidades. Esto, porque durante el matrimonio o concubinato se vio imposibilitado para tener una vida económica independiente, por tanto quien tenga la posibilidad económica, le brindará ayuda por el tiempo que duró el matrimonio o concubinato o hasta que el acreedor alimentario contraiga nuevamente matrimonio o concubinato.
  • Ascendientes en línea recta: Los progenitores deben dar pensión alimentaria a los menores de edad hasta que cumplan la mayoría de edad o terminen sus estudios.

Los abuelos se encuentran obligados subsidiariamente a dotar de pensión alimenticia a sus descendientes menores de edad o mayores de edad que continúen estudiando, cuando ambos progenitores:

a) Se encuentren imposibilitados de brindar la pensión, ya sea porque cuentan con alguna incapacidad, enfermedad grave o una imposibilidad absoluta de ambos progenitores de cubrir las necesidades del menor.

b) Hayan fallecido, desaparecido o tienen desconocimiento de su paradero.

Esta obligación subsidiaria es para ambas líneas, por lo que se pedirá atendiendo el principio de proporcionalidad tanto a los abuelos maternos y paternos el cumplimiento de pensión alimentaria.

  • Parientes colaterales dentro del cuarto grado: Hermanos, tíos y primos deben dar pensión alimentaria a los menores de edad o con discapacidades distintas, cuando no puedan hacerlo los progenitores o abuelos.
  • Tutores: cuando son asignados como tutores de menores de edad o personas con capacidades distintas.

La pensión alimenticia incluye la comida, la vestimenta, la habitación y asistencia médica. Respecto de los menores, los alimentos comprenden también los gastos necesarios para su educación primaria, y para proporcionarle algún oficio, arte o profesión que sean honestos y adecuados a su sexo y circunstancias personales.

El monto de la pensión alimenticia se fija acorde a los ingresos reales del deudor alimentario o conforme al estilo de vida de este durante los últimos 2 años.

Se determina de acuerdo al sueldo neto que percibe el deudor, es decir, restando del sueldo percibido los impuestos que debe pagar, los préstamos que haya adquirido para satisfacer las necesidades básicas de los acreedores o de él mismo y que se encuentran incluidas en el concepto de pensión alimenticia, como son los pagos que realiza para cubrir el préstamo de vivienda que le fue otorgado por entes gubernamentales, con el cual cumple con el rubro de habitación que incluye la pensión alimenticia.

Cuando ambos progenitores trabajan, el monto se designa en proporción de lo que cada uno puede aportar acorde a su situación económica, aportando más quien tenga mayor solvencia económica.

Es decir, si la mujer gana más que el hombre, la mujer aportará un mayor porcentaje del monto de la pensión de sus descendientes.

La pensión se aumenta de manera proporcional al aumento salarial, salvo que el deudor alimentario acredite que no tuvo dicho aumento, o en caso de tener uno distinto, se aumenta en proporción al aumento que se obtuvo.

Se disminuye el monto de la pensión cuando se establezca y se acredite ante el Juez Familiar que los motivos para disminuir el monto de la pensión alimentaria son ajenos al deudor, como son la pérdida del empleo, reducción de salario, padecimiento de enfermedad grave o incapacidad, etc.

  • Cuando el deudor alimentario carece de medios para cumplirla.
  • Cuando el acreedor alimentario deja de necesitar los alimentos.
  • Si el acreedor alimentario comete injuria, falta o daño graves inferidos contra el deudor alimentario.
  • Cuando el acreedor tiene la necesidad de alimentos por su conducta viciosa o falta de búsqueda de trabajo, mientras subsistan estas causas.
  • Si el acreedor abandona injustificadamente la casa del deudor sin su consentimiento, cuando viva con él.

Respecto de los hijos, puede ser retroactiva la pensión alimenticia, aunque primero se debe iniciar un juicio de reconocimiento de paternidad, para después solicitar el monto de la pensión alimentaria de manera retroactiva.

Para fijar el monto de la pensión el Juez atenderá si el deudor alimentario tuvo conocimiento del embarazo o nacimiento del acreedor alimentario, y a su buena o mala fe durante el juicio de reconocimiento, así como los demás factores que se toman en cuenta para fijar el monto de la pensión.

Ante el Juez de lo Familiar del domicilio de quien será el demandado o de quién es el acreedor alimentario.

Las partes deben contar con un abogado con cédula profesional para ser representados y asistidos durante el juicio.

Acorde al Código Penal para el D.F., el que incumpla con esa obligación se le impondrá una sanción de 3 a 5 años de prisión y de 100 a 400 días de multa, suspensión o pérdida de los derechos de familia, así como el pago de reparación del daño a las cantidades no suministradas de manera oportuna.

Si la omisión ocurre en incumplimiento de una resolución judicial, las sanciones se incrementan en una mitad.

Si el adeudo excede de 90 días, el Juez ordena al Registro Civil el ingreso de datos del deudor en el Registro de Deudores Alimentarios Morosos.

Cuando es cumplimiento parcial, acorde a una tesis jurisprudencial, el deudor solo se hará acreedor al pago de reparación del daño a las cantidades no suministradas de manera oportuna.

¿No encontraste lo que buscabas?

Estamos para ayudarte

Nohemi

"Nadie debiese tener una duda o problema legal sin resolver"

Nohemí Díaz